Día de la democracia

Pocos en nuestra generación podrán figurar el sonido de una guerra, aún menos podrán ni siquiera concebir qué se siente al ver su población, su comunidad o su casa demolida y hecha pedazos.

Ahora, focaliza durante unos minutos tus cinco sentidos en las palabras que vienen a continuación:

Imagina una tierra asediada por una guerra.

Imagina también un país sacudido por un terremoto.

Imagina centenares de familias viéndose obligadas a abandonar sus hogares como consecuencia de una inundación.

Y, finalmente, proyecta todo ello sucediendo en un mismo lugar, en un mismo momento.

Cuando decimos que la población nepalí está formada por valientes, no hace falta que os remontemos muchos años atrás para buscar evidencias de ello.

Hace menos de 10 años, Nepal sufrió un conflicto armado que enfrentó a los militantes del Partido Comunista y los defensores del Gobierno existente. Este conflicto, que terminó el 2006, afectó sin quererlo ni comprender por qué a todos los habitantes del país. El mismo se llevó las vidas de miles de personas, padres y madres de familia, propagando el caos, la incertidumbre y la inestabilidad por cada ciudad, pueblo o aldea.

Todo ello propició que, en una sociedad rural aún por desarrollar en todos lo ámbitos, se gestara la corrupción en diferentes esferas. Un buen ejemplo es la irrupción de grupos que, aprovechándose de esta situación, se hacía con niños y niñas en comunidades rurales, utilizando la ignorancia, el miedo y el analfabetismo de las familias, bajo el pretexto de liberarles de la guerra y ofrecerles una formación y seguridad, demandando una cantidad descabellada de dinero a cambio, que acababa en abandono en las calles de la ciudad o, peor aún, en la prostitución y en la delincuencia para la propia supervivencia.

Nepal goza de una democracia muy joven, todavía en construcción, con años por delante para encontrarse a sí misma, conocerse y lograr cierto equilibrio.

Muchos años han pasado, pero el país sigue igual, con falta de rumbo, intención o capacitación de empleados del estado para que esta situación cambie.

Por eso creemos que esta es una tierra de oportunidades, un lugar para valientes, luchadores, para soñadores.

Un lugar para todos aquellos que crean que una vida mejor es posible, es decir, un lugar para Bahadur.

About The Author

Comments (1)

  • Carlos Puig Fontanals

    💪💪💪💪💪💪